hpim0593

La sesión de anoche del grupo de apoyo que facilito se centró en el tema de la depresión. Con mucho tacto, bordeamos lo que resulta ser el síntoma y el trastorno mas frecuente de nuestra época, para todos en general y para los gays y las personas que viven con el VIH en particular.

Pudimos ver lo paradójico de una sociedad que reniega de la tristeza, aunque sea parte de la vida y una reacción natural ante las pérdidas. A partir de acá logramos, en poco tiempo, movernos hasta el punto de generar un mapa para salir del hueco de la depresión.

Es válido para todos. De manera que aquí se los dejo:

  • Identifica las pérdidas que has tenido, y reconoce cuánto te han afectado. Respira.
  • Aunque no puedas cambiar tu ánimo mediante tu voluntad, sí puedes decidir qué hacer con la tristeza mientras se encuentra presente. Duerme si esas son tus ganas, quédate en la cama si no tienes energía, siempre y cuando esto sea posible. Tú, mejor que nadie, sabes lo que realmente necesitas.
  • Si debes cumplir con obligaciones, dispón de un tiempo en el que puedas “entregarte” a la tarea de estar deprimido o deprimida.
  • Eso sí, cuida de comer, dormir y asearte aunque no tengas ganas. Debes tener lo básico cubierto para atravesar este momento tan duro. Si eres hombre AFEITATE si esa es tu costumbre. Una cosa es estar deprimido y otra cultivar el disfraz de deprimido.
  • Recuerda que puedes buscar distintos tipos de apoyo (profesional; de amigos que no pretendan cambiarte sino, simplemente, acompañarte en este proceso de transformación*; de algún tipo de guía espiritual,  entre otros).
  • * Proceso de transformación: habla con personas que hayan superado satisfactoriamente algún episodio depresivo, notarás que descubren que salieron distintos a como entraron. Han aprendido una gran lección; han “descendido a los infiernos” o han atravesado “la noche oscura del alma” y han salido renacidos.
  • Un episodio depresivo es la manera que tiene tu mente de decirte: necesitas un tiempo para reflexionar sobre ti y tus circunstancias. Algo debe ser cambiado. De manera que, siéntate cómodo, cierra los ojos, respira lento y profundo y deja que tu mente complete la siguiente frase: esta depresión es la manera que tiene mi cuerpo de decirme que yo…
  • Hazle caso a ese mensaje, mientras mas pelees con la depresión, mas tiempo tardarás en salir. Admite que es mas fuerte que tú y, simplemente, recibe con humildad el mensaje que te trae.
  • Ve un paso mas allá, repite el ejercicio y permítete, aunque sea por un momento, convivir con la tristeza. Otórgale un espacio de reconocimiento en tu mundo interior (Lo unico nuevo es que estás admitiendo lo evidente). Cuando logres esto, dale las gracias a “eso” por el mensaje que te trae. Verás que los demonios son en realidad mensajeros que han tenido que elevar la voz hasta el punto en el que lograron captar tu atención.

Cuando tenemos gripe el cuerpo dedica su energía a luchar contra los virus invasores, por eso la sensación de malestar, para que el organismo se concentre en esa tarea. Del mismo modo, la depresión nos obliga a focalizar nuestra atención en el mundo interno, de allí la falta de interés en las cosas del afuera.

Obviamente, no hay soluciones mágicas, y no es probable que un episodio depresivo se resuelva despues de leer este post.  De ser así, ya hubiese patentado la fórmula y, a estas alturas -créeme-, yo sería multimillonario.

En todo caso, te darás cuenta que, si sigues estas recomendaciones, algo en tu interior se habrá movido, aunque sea ligeramente. Cuando hayas avanzado bastante, tú seras el primero en notar el cambio; recobrarás la esperanza, la energía y el interés en el mundo externo. Habrás renacido. Cuando eso pase, yo estaré muy feliz por ti.

Namasté.

* * *

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD
La información de este post o cualquier otra parte de este sitio web no puede ser usada para el diagnóstico o el tratamiento de ninguna condición psicológica o psiquiátrica. Carlos Rivas no provee diagnóstico ni tratamiento psicológico o psicoterapeutico por Internet y no esta en capacidad de responder preguntas relativas a situaciones personales específicas.  A las personas interesadas en esta clase de consultas se les sugiere acudir a un especialista de confianza.
Anuncios