pope

Última hora: El Papa se niega a ver las complejidades de la sexualidad humana.

Para Daniel, siempre pendiente de estos escupitajos en particular.

LA PERSPECTIVA

La Iglesia Católica Romana, como oficialmente se le conoce, representa un sexto de la población mundial (1.13 billones). Lo que puesto de otro modo indica que 5/6 del mundo no son católicos (5.63 billones). El punto es claro, una  mayoría abrumadora responde NO a la pregunta ¿es usted católico? Además, hay de decir que incluso ese pedazo del pastel de 1/6 en proporción es, en realidad, mas pequeño pues, por un lado, están los “herejes” -la gran mayoría autodenominada como “católicos no practicantes” (o practicantes a su manera)- y, por el otro, los que tratamos de exorcizarnos de los demonios que se cuelan cuando uno se encuentra bajo los efectos de la institucionalización del mensaje de Cristo, o sea, los “apóstatas”.

Resulta evidente, entonces, por qué hay que alzar la voz cada vez que Benedicto abre su gran bocota, especialmente si es para decir estupideces como las que lanza a la palestra cada vez que opina sobre asuntos relativos a sexualidad.

LOS HECHOS

A pocos meses de su mensaje de navidad (y recordemos que el Papa esta mas obsesionado con las minorías sexuales de lo que yo podría estarlo con él), el católico mas poderoso del mundo ha dicho en África que la distribución de condones “aumenta el problema del SIDA”. Claro, él no se queda en la queja y nos propone una solución alternativa: fidelidad, castidad y abstinencia.

Obviamente, y dadas sus creencias, en buena medida el Papa está obligado a decir esto. No puede ser de otro modo, pues él es el encargado, mas que de transmitir el mensaje de Cristo, de garantizar la perpetuidad de la Iglesia de Roma. Venga, vamos a concederle eso. Lo que no podemos permitirle es que pretenda que su solución, que ya verá si su sexto quiere seguirla, sea lanzada como una panacea para el mundo entero, especialmente porque si algo no tiene Benedicto (o en todo caso, no debería tener) es experiencia en asuntos sexuales.

Si quieren ahondar un poco mas en este asunto, pueden ir al lado derecho de la pantalla y hacer click donde dice VIH/SIDA. Además, pueden consultar con cualquiera que tenga experticia en el área (infectólogos, especialistas en salud pública y personal de la mayoría de las ONGs que hacen  prevención suelen ser buenas opciones). No tienen por qué quedarse con la opinión de un psicólogo que ha investigado y dado clases sobre el tema, atendido a personas que viven con o se encuentran afectadas por el VIH y que se dedica a tiempo completo a la prevención de esta infección y a la promoción de la salud sexual, no solo en el frente sino como consultor en las esferas mas altas de gobiernos que sí se ocupan de este asunto.

En fin, el comentario de Benedicto XVI resulta insólito porque se basa en, en… ¡Buena pregunta! ¿Qué fundamentos hay para su pretensión? Para hacer la cosa justa, acá van los míos:

  1. Los seres humanos somo seres sexuales (y espirituales también, pero los condones protegen mejor a la hora de tener sexo).
  2. Los seres humanos gozamos del sexo (y los que sienten culpa, en su mayoría, la sienten por los efectos de mensajes como los de Benedicto XVI).
  3. Los seres humanos elegimos el sexo como una actividad lúdica y recreativa (a veces, las mas pocas, también para la reproducción).
  4. Existe evidencia contundente de la efectividad del condón para reducir dramáticamente el riesgo de infección. Esta evidencia no es solo científica, sino que la palpamos en el día a día. Son muchas las parejas que viven en “serodiscordancia”, es decir, donde uno es seropositivo al VIH y el otro no. El uso correcto del condón les permite mantenerse así. Esto no solo lo he visto en otros; yo tengo experiencias de primera mano en este tipo de situación. Además, solo hace falta UN contacto desprotegido, solo uno, para infectarse. La variable mas importante en términos de prevención es, simplemente, cómo lo haces (no con quiénes, ni cuántas veces).

LA CONCLUSIÓN

Ingenuidad, ignorancia o desfase; llámenlo como quieran. En cualquier caso sus comentarios no pueden ser tolerados. Acá espero, deseoso, conocer el fundamento de la fidelidad, la castidad y la abstinencia como estrategias para la prevención del VIH.

Solo me resta pedir que disculpen el tono de este post; la estupidez, especialmente cuando cobra peso y ocupa espacio porque procede de posiciones privilegiadas resulta para mí, simplemente, repulsiva. A propósito, sean todos y todas bienvenidos a mi nueva causa,  LA CRUZADA CONTRA LA IGNORANCIA PAPAL.

¡Que Dios nos agarre confesados!

pd. Pueden firmar la siguiente petición haciendo click sobre ella (enlace externo: AVAAZ.org)

Anuncios