diahomofobia

Hoy domingo 17 de Mayo, tenemos la evidencia de por qué hay que luchar contra la homofobia, la lesbofobia y la transfobia:

  • Algunxs jóvenes y no tan jóvenes se pasaron de tragos. Otrxs, además, recurrieron a las drogas en un intento por sobrellevar una existencia no heterosexual.
  • De todos los miembros de las minorías sexuales que tuvieron sexo anoche, la gran mayoría terminó con una sensación de vacío, relacionada con la imposibilidad de expresar su afecto en público y, sobretodo, por los mensajes que han recibido respecto a la imposibilidad de amar.
  • No sabemos cuántxs, pues no hay voluntad política para la epidemiología y la salud pública, pero sabemos que los hubo. En tres meses, más o menos, algunxs serán seropositivos al VIH.
  • Alguna(s) hermana(s) trans fue(ron) víctima del abuso sexual de algún cliente y/o de la policía. Las otras corrieron y salieron ilesas. Amanecieron en algún rincón o en una pensión de última categoría, pagando por el día y viviendo sin ninguna proyección a futuro. Muy pocas llegarán a la tercera edad.
  • Algunxs adolescentes están pensando en suicidarse (y algunxs lo harán), sólo porque se sienten solxs y aterrados por ser lxs únicxs con “eso” que sienten. Sus compeñerxs de clase con las burlas y las palizas, y sus profesores y directivos haciéndose de la vista gorda, están colaborando activamente a que tomen esta decisión.
  • Algunas madres lloran en secreto, al sentirse avergonzadas por tener un(a) hijx “defectuosx”. Si el padre se suma a esta vergüenza, es probable que se lo saquen en cara cuando tengan discusiones maritales. Se culparán el uno al otro.
  • Algunos padres, en mayor o menor medida, le están mostrando el odio que sienten por su descendiente “rarx”. No lx dejarán salir hoy o lo amenazarán de algún modo. Algunos hermanos sentirán vergüenza y rabia hacia la oveja negra por la misma causa.
  • Algunos sacerdotes, diáconos y catequistas habrán hecho mención a la descomposición del mundo y, por implicación, habrán defendido y transmitido su derecho a odiar a las minorías sexuales.
  • Mientras se celebran los actos para conmemorar la lucha contra la homofobia, algunos sitios, públicos pero ocultos, bullen de hombres que buscan tener sexo con otros hombres. Sin darse cuenta, es la manera que tienen de resistirse a las presiones heterosexistas de la sociedad en la que se encuentran. Esta noche habrá más resistencia, aunque quizás menos de la que hubo anoche. El policía que los descubra no solo los humillará públicamente, tal vez los extorsione.

Sí, hay que luchar activamente contra la homofobia.

Anuncios