Big flag during pride Toronto 2009

El orgullo gay en Toronto: una semana de celebraciones para todas las familias

“¡Míralos tan desatados!” fue el comentario de una doñita cuando se cruzaba con la marcha del orgullo gay en Caracas el pasado domingo.

Lo que yo percibo en este tipo de afirmaciones es, por un lado, la intención de los heterosexuales de sentirse en lo correcto y, como consecuencia, colocar a los no-heterosexuales en una posición de inferioridad. Quieren hacer burla de nuestra diferencia y definirla desde sus propias categorías, colocándose siempre por encima de nosotros, por supuesto.

Por comentarios como el de esa doñita, asqueada por nuestra existencia, es que debemos seguir como hasta ahora, cada vez gritando más fuerte. La estrategia funciona, muchas cosas han cambiado por reclamar nuestro espacio social.

LA SUPUESTA ENFERMEDAD

tortureEs cosa sabida que los griegos no tenían mayor problema con el sexo entre hombres e incluso entre mujeres. Para ellos, la cosa se reducía a darle una salida estética a las pulsiones y los deseos sexuales; no importaba con quién, sino cómo.

Fue con el cristianismo que esta idea se transformó; se impuso la noción, completamente enferma, de que las pulsiones y los deseos debían reprimirse. Allí comenzaron nuestros problemas. Por la represión surgió una cultura clandestina (no, no se puede reprimir, pregúntenle a los sacerdotes por su vida sexual) y la persecución de las minorías sexuales. Primero las amenazas con el infierno, luego la purificación del alma mediante la tortura -la “santa” inquisición- y, de allí, la cárcel y las terapias de conversión.

Hasta que vinieron los disturbios de Stonewall y todo cambió.

LA LIBERACIÓN GAY

pink triangleDesde la década de los setenta, las minorías sexuales vienen peleando de frente y sin miedo por sus derechos humanos y civiles. La primera versión de esta lucha se conoce como la liberación gay. Sí, doñita, nos soltamos el moño. Salimos del closet y no vamos a permitir que nos encierren de nuevo.

Grupos como el Frente de Liberación Gay y la Alianza de Activistas Gay empezaron a conmemorar el día de esta rebelión. El triangulo rosa se convirtió en un símbolo de esta lucha. Los gays se apropiaban de la manera en la cual los nazis humillaban y exterminaban a los homosexuales durante la segunda guerra mundial.

EL ORGULLO GAY

Rainbow FlagHay algo negativo en la visión de la liberación gay. Su propuesta se limita a decir: ¡NO!, no somos enfermos, no somos lo que ustedes quieren hacernos creer.

Eso está muy bien, pero no es suficiente. Por esto, los activistas que vinieron después idearon el orgullo como una manera de salir adelante. Estamos orgullosos de lo que somos y no nos importan los comentarios deningrantes. Hemos desarrollado una cultura, un modo de ser y estamos felices de ser quienes somos.

Ahora sí, la visión positiva y vitalista de la vida. Lo que comenzó como la conmemoración de los disturbios de Stonewall se transformó en una celebración de la comunidad, del sexo, de la vida.

¡Feliz día del orgullo!

Anuncios