I. PRESUNTO PEDOFÍLICO

IMG00174Es domingo en la mañana y voy a la iglesia.* El día es claro, la temperatura agradable y, como es temprano, son pocas las personas en la calle. Me monto en el tranvía y soy espectador involuntario de una escena completamente nueva para mí. En el asiento de la ventana hay una niña – cuatro años, quizás- y, a su lado, un hombre que, por un instante, parece su abuelo. En el pasillo hay una mujer con un coche plegado y un bebé en brazos que le pide que se cambie de asiento.

– “Disculpe pero este asiento estaba desocupado”, responde el hombre.

– Sí, pero esa niña es mi hija.

– Pero yo me senté primero…

¡El diálogo me parece tan bizarro! Estoy a punto de aprender lo que significa el dicho que tienen por acá: “Hay un elefante en el medio de la sala, pero nadie lo señala”. De repente, un hombre que se encuentra sentado en la parte de adelante se levanta y grita.

– ¡Te paras de ahí!

– Pero es que yo…

– ¡Te paras de ahí!

Y sin dejar que el viejo articule palabra (claro, ya ahora es el “viejo pedofílico”), grita cada vez más fuerte su mantra. El presunto pervertido se cambia de asiento, haciéndose el loco, mientras el héroe lo señala “yo se lo que estabas tratando de hacer”.

La señora da las gracias, el rescatista vuelve a su puesto y el viejo “piensa” en voz alta: “Yo también tengo hijas”. El otro hombre vocifera desde su puesto “mejor te callas”. Tensa calma. Unas paradas más adelante me bajo del tranvía, tratando de asimilar lo ocurrido.

 

II. EL OBISPO QUE TRANSPORTABA PORNOGRAFÍA INFANTIL

Bishop Raymond LaheyGracias a uno de mis contactos en Facebook, ayer llegué a la noticia del Obispo Católico que fue acusado de posesión e importación de pornografía infantil. Como lo relata The Canadian Press, Raymond Lahey, sacerdote de 69 años, regresaba a Canadá después de un viaje y los agentes de inmigración, en lo que fue un chequeo aleatorio, encontraron las imágenes en su laptop. No fue detenido, pero se abrió una investigación. Diez días después, el viernes pasado, se pusieron cargos en su contra y el imputado renunció a su puesto en la Iglesia Católica, antes de que la noticia se hiciera pública.

Amarga ironía. Hace apenas unos meses, Lahey había negociado un acuerdo con más de una docena de personas que afirmaban haber sido abusadas sexualmente por sacerdotes de la diócesis que dirigía. De hecho, el clérigo llegó allí para ayudar a esta sucursal del Vaticano a superar esta crisis. Para compensar a las víctimas, el ahora presunto importador de pornografía infantil firmó un pago histórico de 13 millones de dólares canadienses (12 millones de dólares americanos).

En descargo del ex-Obispo, debo decir que las leyes acerca de lo que se considera pornografía infantil en Canadá son bastante severas. De hecho, si un modelo en actividades sexuales parece tener menos de 18 años, sus fotos se consideran pornografía infantil. Es muy probable que, como muchos otros, este hombre sólo fuese un consumidor de pornografía.

Lo sé. Eso no lo excusa. Pienso con triste alegría: otra de las paredes del imperio de Benedicto se derrumba.

 

III. EL PAPEL DE LA POLICÍA FRENTE A ESTOS ASUNTOS

SAMe levanto temprano y leo las noticias,

Este miércoles, la policía británica retiró de las paredes del museo Tate Modern una fotografía que mostraba a la actriz Brooke Shields con diez años de edad, desnuda, maquillada y en actitud “provocativa”.

Nadie puso una denuncia. Los policías actuaron por iniciativa propia, argumentando que el público podría ofenderse. No les importó que la misma foto se hubiese exhibido antes en el museo Guggenheim de Nueva York, sin levantar ninguna polémica; tampoco que ahora estuviese expuesta en un salón aparte, junto a otras obras de alto contenido sexual.

Frente a esto yo me pregunto, ¿es para no herir la susceptibilidad de los visitantes o, más bien, para que unos pocos no se exciten con la imagen?

Datos curiosos:

  • La foto, Spiritual America, está en línea.
  • De 1978 es la película Pretty Baby, donde Brooke Shields actúa como la vírgen de 12 años que es subastada en un burdel.
  • * ¿Qué hacía yo yendo a la iglesia? Eso es tema para otro post.
Anuncios