De un tiempo para acá vengo pensando que el asunto de lo simbólico en Venezuela es algo que debemos analizar con mas detalle. A decir de lo que viene sucediendo en los últimos años, debemos admitir que, como sociedad, hemos fracasado en sembrar las nociones de bien común, espacio público, y todos aquellos conceptos (abstractos) en los que se basa una democracia.

Ahora el MINCI, con su comunicado frente a la sátira de Laureano Márquez , nos muestra que el problema al que me refiero es mucho mas grave. Como niños de 3 años o como adultos con serias disabilidades cognitivas, los del MINCI toman como real enunciados que apuntan a una fantasía.

Lxs psicólogxs del desarrollo han estudiado mucho este tema, así como los educadores en general. En este sentido, los textos de Piaget son de especial interes para calibrar el tipo de operaciones mentales de acuerdo al momento evolutivo de una persona.

Pero no solo eso, en el arte, este tema fue de especial interés para Magritte, quien nos dejo un cuadro maravilloso que muestra la diferencia entre la realidad y las representaciones que hacemos de esa realidad.

Yo por mi parte, y para ejemplificar el asunto, les dejo mi versión del cuadro de Magritte, a modo de comentario a las ridiculeces del socialismo del siglo XXI. Vamos a ver que opinan los del MINCI al respecto.

Anuncios