En su acostumbrada rueda de prensa imaginaria de hoy, Chamán Urbano ha comentado acerca de la comparación entre homosexualidad y anorexia hecha por André Léonard. Como se sabe, Léonard es máxima autoridad de los católicos en Bélgica y, a finales de Enero de 2010 afirmó que la homosexualidad no entra en la lógica de la sexualidad, como la anorexia no entra en la lógica del apetito.

Frente a esto Chamán Urbano replicó:

Es interesante que un sacerdote católico traiga a colación el tema de la anorexia. Justo hoy acabo de dar un taller sobre sexo casual para hombres gays. Forma parte de un proyecto financiado por el gobierno municipal, cuyo objetivo es garantizar que los nuevos inmigrantes venidos de Latinoamérica puedan manejar la libertad sexual que caracteriza a esta ciudad. Estoy seguro que ellos están aprendiendo como disfrutar del sexo sanamente y con responsabilidad.

Pero de los sacerdotes católicos no se puede decir lo mismo, pues a ellos se les exige que renuncien a una característica intrínseca de la condición humana: el sexo y la sexualidad. Se les pide que corten el apetito sexual, es decir, que se vuelvan anoréxicos del sexo.

Lo que sea que estén intentando, a decir de los escándalos que vemos de tanto en tanto, indica que no lo logran. Al final terminan como las bulímicas que aguantan hasta que, de repente, se atracan de comida. De hecho, los golpes de pecho de las autoridades eclesiasticas, cada vez que se les piden cuentas al respecto, se parecen a los rituales de purificación, las purgas que también caracterizan a las bulímicas. Se vacían, pero sólo hasta el próximo atracón. Los sacerdotes católicos son como las personas que sufren de bulimia del tipo atracón-purgante.

No es la primera vez que la reflexiones de este activista causan escandalizan a unos cuantos.

Anuncios