El vocero del  Bloque Socialista Unido de Liberación Homosexual ha dejado un comentario injurioso a mi critica acerca del gobierno que defiende, pero que, según mi apreciación, no los defiende de vuelta, ni a ellos, ni al colectivo LGBT (Pueden ver la perla al final de este post). En aras del mejor interés para el movimiento LGBT venezolano, dejo acá mi respuesta.

***

Estimado Heisler,

Muchas gracias por darme la oportunidad de seguir entendiendo lo que sucede en Venezuela. Primero que todo, comprendo por qué a la oposición le queda difícil dialogar con el chavismo. Personalmente pienso que, en general, sus líderes están muy desconectados de la realidad nacional. Ahora, además, me doy cuenta que es muy tentadora la oferta de caerse a gritos y continuar la cadena de insultos, ofensas y descalificaciones a la que los chavistas invitan.

Con eso no se llega a nada, y por eso es que Venezuela está fragmentada y sin posibilidades de sanar la fractura. Nos guste o no, todos estamos en un mismo barco a la deriva, por un lado. Por el otro, y especialmente en nuestro caso, no se trata de una lucha para ver quien destruye a quien; estamos frente a un reto externo, la de la falta de derechos humanos y civiles para los sexodiversos, que cada quien parece asumir de un modo distinto. De manera que el gran desafío, si te pones a ver, es cómo dentro del movimiento LGBT podemos ponernos de acuerdo, más allá de marco político venenoso que nos circunda.

En este sentido, tengo que decir que la realidad venezolana es mucho mas compleja de como la pintas. No se reduce a chavistas (buenos e inmaculados) por un lado y opositores (malditos) por el otro. Entiendo que no es fácil percibir los matices de grises (y la diversidad de colores) cuando uno ve la realidad en blanco y negro. Sin embargo, voy a apelar a tu capacidad de entendimiento para avanzar en la conversación, y no perder el tiempo como adolescentes que tratan de (de)mostrar su (incipiente) hombría.

Así que, definitivamente, mi respuesta no es del tipo que imaginaste al escribir el comentario. No tengo ni idea de tus conflictos mentales pues, en contradicción con la creencia común, los psicólogos no vamos por la vida analizando a la gente. En mi caso, asumo la práctica psicológica como un trabajo, que realizo sólo en ciertos contextos, con ciertas personas y en determinados horarios. Psicólogo es uno de mis roles; ciudadano venezolano, otro de ellos.

De hecho, creo que en esta discusión quedan fuera las alusiones al mundo interno del otro. Por ser interpretaciones fuera de contexto, son simples agresiones que intentan descalificar al adversario. Es curioso, en un nivel, parece que buscando lo mismo, el bienestar del colectivo al que pertenecemos y en otro, parece que lo hacemos por caminos distintos. Así que cuidémonos de no mezclar los niveles. Me parece que te distraes con lo que (aparentemente) nos separa y pierdes de vista que ambos tenemos un horizonte común.

Esta situación se resuelve con reglas claras para el diálogo. Para mí, éstas son muy simples:

  • Respeta a tu interlocutor.
  • Responde las preguntas directamente usando argumentos.

No veo nada de eso en tu comentario. Así que puntualizo las inquietudes que me llevaron a escribir el post que, a decir de tu amarga respuesta, parece haberte herido:

  • ¿Cómo hacen los gays revolucionarios para obviar hechos contundentes como la exclusión de la discusión de nuestros derechos en el marco de la ley de equidad de género?
  • ¿Qué es eso tan fuerte que los amarra a un líder que no los considera dignos de derechos civiles?
  • ¿Cómo se defiende a un presidente que dice ante el mundo respecto a la homosexualidad “ni yo ni los venezolanos lo vemos bien”?
  • ¿Cómo se defiende a un gobierno que es consistente con su homofobia, ahora expresada en el rechazo a la inclusión de de la Comisión Internacional de Derechos Humanos para Gays y Lesbianas (ILGHRC) en el Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC)?

Por cierto, gracias por los enlaces. Me parece muy bien que se pronuncien. Es lo menos que podrían haber hecho. Debo decir, además, que me sigue pareciendo tímida e ilusa la respuesta del bloque. “Consternación” es una palabra suave. No entiendo cómo pueden estar consternados, simplemente, si el gobierno ha seguido la línea homofica que siempre ha expresado con silencios y omisiones. No hay nada nuevo, no hay nada que extrañe ahora que, finalmente, rompen el silencio oficial.

Quizás tú manejas información que yo no conozca, así que este sería un buen momento para que nos informes:

  • ¿Hay algun proyecto del gobierno central respecto a políticas LGBT?
  • ¿Hay algun video donde veamos a Chavez abogando por los derechos de los sexodiversos, por la pluralidad o por lo menos, por la inclusión de lo diferente?

Fija te que son preguntas que exigen respuestas simples. Para la primera, por favor indica el nombre y la depedencia gubernamental a la que se adscribe (recuerda que no es lo mismo gobierno central que regional. No cuentan pequeños intentos hechos por algunas alcaldias). Para la segunda es mas simple aun, haz público el enlace de youtube donde podríamos encontrar esto.

Puedo hacer mas preguntas:

  • ¿Recibe el bloque algún financiamiento constante del gobierno? Sí es así, ¿cómo se invierte, en qué programas, con qué alcance?

Como ves, mis preguntas son muy concretas. Espero puedas responderlas del mismo modo. No se vale decir que estamos en niveles distintos. Esa fue la estrategia de Chavez frente a la BBC, cuando en vez de responder directamente a las preguntas del entrevistador decía cosas como “pero en Estados Unidos están peor”. Eso no es una respuesta; ni están peor, ni le estaban preguntando por Estados Unidos. También fue la que usó frente a Vargas Llosa, cuando dijo que el era un “grandes ligas”, como escape al diálogo con un intelectual.

Ni tu eres Chavez, ni yo soy Vargas Llosa (afortunadamente). Como seres humanos, como venezolanos y como hombres gays tenemos más en común de lo que te hacen creer esas diferencias político/religiosas – esas te hacen sentir especial y creyendo que posees alguna verdad revelada que yo, por cierto, no manejo.  La realidad humana no es de verdades absolutas, es de convenios dialogados. Tu chavismo es solo una propuesta, no un lugar de llegada. Yo, y muchos otros, no la aceptamos. En consecuencia, y por el bien de todos, sería bueno dialogar. Así que, para cerrar, solo espero que puedas dar la talla a esta conversación. La pelota esta, ahora, de tu lado de la cancha.

Anuncios