Esta cita merece ser compartida y aprendida de memoria:

No creo en dios pero sí creo que hubo un tiempo en que una parte de la iglesia era la expresión necesaria de esa conciencia desdichada de la que habla Hegel. Hubo un tiempo en que una parte de lo mejor del conocimiento humano, de la cultura, del arte, de la ciencia lo hicieron hombres y mujeres de la Iglesia; un tiempo en que algunos hombres y mujeres de la iglesia representaban lo mejor de la humanidad y muchos fueron compasivos, solidarios, curiosos, rebeldes, tenían afán de justicia y no temían enfrentarse a sus propias dudas. La iglesia es hoy una institución formada en su mayor parte por hombres incultos, soberbios, groseros, misóginos, supersticiosos, intolerantes, llenos de odio, frustraciones, amargura y, sobre todo, mucho miedo; miedo a que todo el mundo se de cuenta de su terrible inanidad”.

Es de Beatriz Gimeno, escritora y ex presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) de España. El texto completo lo encuentran ACÁ.

 

Anuncios